Cómo controlar los cambios hormonales en la menopausia

cambios hormonales en la menopausia
¿Qué es la menopausia? ¿Cuáles son sus síntomas y causas? ¿Qué cambios hormonales se producen en la menopausia? ¿Cómo controlar las hormonas ante esos cambios? Te contamos toda la información que necesitas.
Índice de Contenidos

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es un proceso natural que señala el cese de la menstruación en la mujer y marca el final de su capacidad reproductiva. Este fenómeno ocurre típicamente entre los 45 y 55 años, con una media de 51 años en países como los Estados Unidos. Es una etapa de transición biológica donde se observa una disminución progresiva en la producción de estrógeno y progesterona, hormonas clave para la regulación del ciclo menstrual.

La menopausia es parte de un proceso gradual que comienza con la premenopausia, generalmente sobre los 40 años, seguido de la perimenopausia, donde los ciclos se vuelven irregulares, culminando en la menopausia confirmada tras 12 meses sin menstruación. La fase subsiguiente, la postmenopausia, abarca los años posteriores a este cambio hormonal.

Durante la menopausia, las mujeres pueden experimentar una variedad de síntomas físicos y emocionales que afectan su calidad de vida, como sofocos, trastornos del sueño y cambios de humor. Estos síntomas son manejables con una serie de tratamientos y ajustes en el estilo de vida. Aunque la menopausia es un proceso biológico inevitable, su enfoque en la salud es fundamental para garantizar el bienestar durante y después de esta transición.

Síntomas de la menopausia

sintomas de la menopausia

Los síntomas de la menopausia varían considerablemente entre mujeres, formando un espectro donde algunas pueden no percibir cambios significativos, mientras que otras sufren alteraciones intensas y desafiantes. El cambio más evidente y universal es la alteración de los periodos menstruales que se tornan irregulares hasta cesar definitivamente, proceso que puede durar de uno a tres años.

Además de la irregularidad menstrual, se pueden presentar sofocos y sudores nocturnos, dos de las señales más características de la menopausia. Estos episodios de calor intenso y transpiración pueden perturbar el sueño y, como resultado, causar fatiga y tensiones emocionales como estrés y ansiedad. Los sofocos son más intensos durante los primeros años de la menopausia.

La menopausia también puede manifestarse en el sistema cardiovascular, con taquicardia y palpitaciones, así como en la piel, que a menudo se torna más seca y menos elástica. Algunas mujeres experimentan una disminución del deseo sexual y resequedad vaginal, lo que puede hacer las relaciones sexuales dolorosas. Otros síntomas comunes incluyen dolor en las articulaciones, dolores de cabeza, cambios en el estado de ánimo y problemas urinarios.

Además, los cambios hormonales pueden influir en el sistema inmunológico y contribuir al afinamiento del cabello, pérdida de masa ósea (osteoporosis), y un metabolismo más lento que puede llevar al aumento de peso. A pesar de la ausencia de menstruación, es importante recordar que durante la perimenopausia aún es posible el embarazo.

El manejo de estos síntomas es posible y varía en función de su intensidad y del impacto que tienen en la vida cotidiana. Es esencial que las mujeres que atraviesan esta fase busquen apoyo médico para aliviar los síntomas y mejorar su calidad de vida durante la menopausia.

Causas de la menopausia

causas de la menopausia

La menopausia es una transición biológica natural que ocurre en la vida de las mujeres cuando sus ovarios dejan de producir óvulos y, por lo tanto, hay una disminución significativa en la producción de las hormonas estrógeno y progesterona. Esta transición suele ocurrir de manera gradual y está influenciada por diversos factores:

  • Aging: El factor más común que causa la menopausia es la edad. Con el tiempo, la cantidad y la calidad de los óvulos de una mujer disminuyen naturalmente, y la función ovárica se vuelve menos eficiente, conduciendo a una menor producción de estrógeno y progesterona. Esto generalmente ocurre en la cuarta o quinta década de vida de la mujer.
  • Cirugía reproductiva: Algunas intervenciones quirúrgicas pueden causar una menopausia prematura o inmediata. La extirpación de los ovarios (ooforectomía) provoca un cese abrupto de la producción de las principales hormonas femeninas, lo que lleva a la menopausia. Si se realiza una histerectomía (extirpación del útero) pero los ovarios se dejan intactos, una mujer puede no entrar en menopausia de inmediato, pero podría hacerlo antes de lo que habría ocurrido de manera natural.
  • Terapia contra el cáncer: Tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia pueden dañar los ovarios y reducir la cantidad de hormonas femeninas que producen. Esto puede llevar a una menopausia temporal o permanente, dependiendo de la edad de la mujer y la dosis y tipo de terapia.
  • Insuficiencia ovárica primaria: En algunos casos, la menopausia ocurre antes de lo esperado debido a una insuficiencia ovárica primaria. Esto puede ser resultado de factores genéticos, enfermedades autoinmunes, o razones desconocidas. Las mujeres con esta condición pueden experimentar menopausia mucho antes de los 40 años.

Independientemente de la causa, la menopausia es un proceso fisiológico que tiene un impacto significativo en la salud de la mujer y su calidad de vida, por lo que es importante buscar orientación médica para manejar los síntomas y las condiciones asociadas con esta etapa.

La hormonas femeninas en la menopausia

las hormonas femeninas de la menopausia

Durante la menopausia, las fluctuaciones y el descenso en los niveles de las hormonas sexuales tienen un impacto significativo en la fisiología y el bienestar de la mujer. Veamos con más detalle el papel de estas hormonas:

Estrógeno: El estrógeno es quizás la hormona más significativa que afecta a la mujer durante la menopausia. No es una hormona única sino un grupo de hormonas que incluye estradiol, estrona y estriol. El estradiol es el más potente y prevalente durante los años reproductivos. El estrógeno es responsable de muchas funciones, incluyendo:

  • La regulación del ciclo menstrual.
  • Mantenimiento del tejido vaginal y de la uretra.
  • Ayuda en la distribución de grasa corporal.
  • Contribución a la salud ósea.
  • Mantenimiento de la piel y otros tejidos.
  • Influencia en el estado de ánimo y la función cognitiva.

Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, las mujeres pueden experimentar sequedad vaginal, atrofia del tejido, aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, pérdida ósea y cambios en la piel y cabello.

Progesterona: La progesterona es fundamental para el ciclo reproductivo y para mantener el embarazo. También contribuye a preparar el revestimiento del útero para la implantación del óvulo fecundado y ayuda a regular el ciclo menstrual. Durante la menopausia, la disminución de la progesterona puede llevar a:

  • Irregularidades en el ciclo menstrual antes de la menopausia.
  • Cambios en el estado de ánimo, ya que la progesterona tiene un efecto calmante en el cerebro.
  • Alteraciones del sueño, ya que la progesterona tiene propiedades que pueden promover el sueño.

Testosterona: Aunque es conocida como una hormona masculina, la testosterona también juega un papel importante en la salud de las mujeres. Se produce en los ovarios y las glándulas suprarrenales y contribuye a:

  • La libido o deseo sexual.
  • La masa muscular y la fuerza.
  • La densidad ósea.
  • La distribución de la grasa corporal.
  • El mantenimiento del estado de ánimo y el bienestar general.

Por lo tanto, el descenso en los niveles de testosterona durante la menopausia puede resultar en la disminución de la libido, cambios en la distribución de la grasa corporal, pérdida de masa muscular y una menor vitalidad.

Valores hormonales en la menopausia

valores hormonales en la menopausia

En un estado de funcionamiento normal, las hormonas estrógeno y progesterona producidas por los ovarios regulan la secreción de las hormonas de la glándula pituitaria (hipófisis), específicamente la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Sin embargo, durante la menopausia, este equilibrio cambia drásticamente. A este proceso se le llama retroalimentación negativa en el sistema endocrino.

Con la edad, la reserva de folículos en los ovarios disminuye y la sensibilidad de los ovarios a las hormonas FSH y LH también se reduce. Esto lleva a los siguientes cambios en los niveles hormonales:

  • Estrógeno y Progesterona: Los niveles de estrógeno y progesterona descienden porque los ovarios dejan de funcionar de manera eficiente y eventualmente cesa la ovulación y la producción regular de estas hormonas.
  • FSH y LH: A medida que los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen, la glándula pituitaria intenta estimular los ovarios para que produzcan más hormonas, lo que resulta en un aumento en los niveles de FSH y LH. Esto se debe a la falta de la retroalimentación negativa que normalmente ejerce el estrógeno sobre la pituitaria.

Por tanto, un signo común de la menopausia es un alto nivel de FSH y LH, junto con bajos niveles de estrógeno y progesterona. Los médicos a menudo miden estos niveles hormonales en las mujeres que están atravesando la transición menopáusica para confirmar si han entrado en la menopausia. Los valores hormonales típicos en una mujer posmenopáusica suelen ser:

  • FSH: 30 mIU/mL o más (a menudo mucho más alto)
  • Estradiol (una forma de estrógeno): Generalmente menos de 50 pg/mL
  • Progesterona: Bajo, a menudo cercano a cero dado que no hay ovulación

Estos valores pueden variar dependiendo de la mujer y deben ser interpretados por un profesional de la salud. Además, la terapia de reemplazo hormonal puede modificar estos valores al añadir hormonas exógenas al cuerpo.

Estrógenos y menopausia

estrogenos y menopausia

La disminución de los estrógenos en el período de perimenopausia y menopausia conlleva una serie de signos y síntomas que pueden variar en intensidad entre las mujeres. Algunos de los signos más comunes se deben a los efectos que los estrógenos tienen en diferentes tejidos del cuerpo. Aquí hay más detalles sobre cada uno de ellos:

  • Arrugas verticales en los labios: Los estrógenos contribuyen a mantener la piel firme y elástica al promover la formación de colágeno. Con la disminución de los estrógenos, la piel pierde colágeno y se vuelve más delgada y seca, lo que puede conducir a la formación de arrugas, incluyendo las verticales en los labios.
  • Pechos caídos: Los estrógenos también ayudan a mantener la estructura y volumen del tejido mamario. Cuando los niveles de estrógeno caen, el tejido mamario puede perder firmeza y volumen, lo que contribuye a una apariencia más caída de los pechos.
  • Sequedad vaginal: Los estrógenos mantienen la lubricación y el grosor del tejido vaginal. Su disminución puede provocar sequedad vaginal, lo que puede resultar en molestias, picor o dolor durante las relaciones sexuales.
  • Sofocos: Son uno de los síntomas más característicos de la menopausia y se manifiestan como una sensación súbita de calor que se extiende principalmente en el rostro y el cuello, pudiendo llegar a todo el cuerpo. Pueden estar acompañados de enrojecimiento de la piel y sudoración. Aunque no se comprende del todo el mecanismo detrás de los sofocos, se cree que los cambios en los niveles de estrógenos afectan la regulación térmica del cuerpo.

En la perimenopausia, estos síntomas pueden presentarse de manera intermitente y variar en intensidad. A menudo, los sofocos y la sequedad vaginal se convierten en indicativos de que el cuerpo está pasando por un cambio hormonal significativo.

Además de estos síntomas, otros cambios que pueden indicar una disminución de los estrógenos incluyen alteraciones del sueño, cambios de humor, disminución de la libido y cambios en la distribución de la grasa corporal. Es importante recordar que cada mujer experimenta la menopausia de manera única y que la gama de síntomas y su severidad pueden variar ampliamente.

Cambios hormonales en la menopausia

cambios hormonales en la menopausia

Los cambios hormonales son una parte fundamental del proceso de menopausia, y cada fase trae consigo características distintas:

  • Premenopausia: En esta fase inicial, que puede empezar varios años antes de la menopausia, la producción de estrógenos y progesterona por los ovarios comienza a volverse más errática, lo que puede resultar en ciclos menstruales irregulares y variaciones en los síntomas premenstruales.
  • Perimenopausia: Esta fase es la transición directa hacia la menopausia y puede durar varios años. Durante la perimenopausia, como mencionas, hay una disminución significativa en la producción de progesterona, lo que a menudo conduce a lo que se conoce como dominancia de estrógenos debido a la inconsistencia en la producción de estrógeno. Esta fase se caracteriza por síntomas como ciclos irregulares, sofocos, cambios de humor y problemas de sueño.
  • Menopausia: Se define oficialmente como el momento en que una mujer no ha tenido un período menstrual durante 12 meses consecutivos. En esta etapa, los ovarios han cesado la ovulación y la producción de las hormonas estrógeno y progesterona ha disminuido drásticamente. La menopausia marca el final de la fertilidad femenina.
  • Posmenopausia: Después de la menopausia, una mujer entra en la fase de posmenopausia. Durante este tiempo, los síntomas de la menopausia pueden continuar durante un tiempo, pero gradualmente disminuyen. El cuerpo busca un nuevo equilibrio hormonal en un estado donde los niveles de estrógeno y progesterona son consistentemente bajos. Sin embargo, es importante notar que la testosterona también puede disminuir con la edad, aunque no tan drásticamente como los estrógenos y la progesterona.

El cambio en la distribución de la grasa corporal hacia la zona abdominal es una consecuencia común de estos cambios hormonales. Este cambio es importante, ya que la acumulación de grasa en la región abdominal se asocia con un mayor riesgo de problemas de salud como enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Cómo controlar las hormonas en la menopausia

como controlar las hormonas en la menopausia

Controlar las hormonas durante la menopausia puede ser un desafío para muchas mujeres, y como mencionas, existen varias estrategias que pueden ayudar a manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Estas estrategias incluyen tanto enfoques de estilo de vida como tratamientos médicos endocrinos. Algunas opciones son:

Estilo de Vida y Cambios Dietéticos:

  • Manejo del Estrés: Técnicas como el mindfulness, yoga y terapia pueden ayudar a reducir los niveles de estrés, lo cual a su vez puede tener un efecto positivo en el equilibrio hormonal.
  • Sueño de Calidad: Si bien los desajustes hormonales pueden afectar el sueño, mantener una rutina de sueño saludable y buscar maneras de mejorar la calidad del descanso son fundamentales. En algunos casos, se puede recurrir a la terapia hormonal para ayudar con el insomnio relacionado con la menopausia.
  • Ejercicio Físico: Mantenerse activa con ejercicios regulares puede mejorar la energía, fortalecer los huesos, mantener el peso corporal y mejorar el estado de ánimo.
  • Dieta: Incluir alimentos ricos en Omega-3 puede ayudar con los síntomas inflamatorios y posiblemente con los sofocos. Además, consumir suficiente calcio y vitamina D es crucial para mantener la salud ósea.

Terapia Hormonal (TH):

  • Beneficios y riesgos: La TH puede aliviar muchos síntomas de la menopausia, pero también conlleva riesgos que deben ser cuidadosamente considerados junto con un profesional de la salud.
  • Estrógenos y progesterona: La terapia con estrógenos, y en mujeres con útero, combinada con progesterona, puede ser una opción para aquellos síntomas más severos y para proteger la salud ósea.
  • Dosis y duración: Se recomienda utilizar la dosis más baja posible de hormonas y por el menor tiempo necesario, siempre bajo la supervisión de un médico.
  • Parches vs. orales: Los parches de estrógeno pueden ser preferibles para algunas mujeres debido a un riesgo reducido de coágulos sanguíneos comparado con el estrógeno oral.
  • Chequeos regulares: Las mujeres en TH deben someterse a exámenes físicos frecuentes, incluyendo mamografías y exámenes de mamas, para detectar cualquier problema potencial de manera temprana.

Alternativas a la Terapia Hormonal:

  • Antidepresivos: Pueden ayudar con los cambios de ánimo y en algunos casos con los sofocos.
  • Medicamentos para la presión arterial: Como la clonidina que puede ayudar a reducir los sofocos.
  • Gabapentina: A menudo se usa para controlar los sofocos y puede ser una opción para mujeres que no pueden o no quieren usar TH.

Otras consideraciones:

  • Consumir alimentos de soya, que contienen fitoestrógenos, aunque la eficacia de estos compuestos es un tema de debate.
  • Realizar ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Usar lubricantes durante las relaciones sexuales para contrarrestar la sequedad vaginal.

Es crucial que las mujeres que consideran la TH o cualquier otra intervención médica discutan a fondo con su proveedor de atención médica para sopesar los beneficios y riesgos en función de sus síntomas específicos, su salud general y su historial médico personal y familiar.

 

Picture of Joaquín Puerma Ruiz
Joaquín Puerma Ruiz

Médico especialista en Endocrinología y Nutrición

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp

El hipotiroidismo: aprende a conocerlo

Únete a mi comunidad de salud por email​

Una guía sobre hipotiroidismo del doctor Joaquín Puerma Ruiz, adaptado para público general y otros profesionales sanitarios.

Únete a mi comunidad de salud por email​

¿Quieres recibir de forma periódica soluciones para modificaciones de hábitos de vida y otros materiales útiles para ti?

Últimas entradas del blog

Últimos podcasts

Servicios de la Clínica de Joaquín Puerma

endocrino online

Endocrino Online

Un endocrino online es un médico especialista en tratar cualquier alteración hormonal o metabólica y problemas que afectan a la nutrición a través de una videoconsulta. La atención es igual que en una consulta presencial.

nutricionista online

Nutricionista Online

Un nutricionista online es un especialista en alimentación y nutrición, con título universitario. Su objetivo es conseguir que sus pacientes tengan un estilo de vida más saludable a partir de la alimentación.

Conoce más sobre tu tiroides y retoma el control de tu salud