14. Endometriosis y nutrición: consejos, alimentación y más

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una afección en la que el tejido que normalmente recubre el interior del útero (endometrio) crece fuera de él. Este tejido puede encontrarse en lugares como los ovarios, las trompas de Falopio, el peritoneo (el revestimiento de la cavidad abdominal) y otros órganos pélvicos. Este crecimiento puede causar dolor y otros síntomas en algunas personas.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

Los síntomas de la endometriosis pueden variar, pero los más comunes incluyen dolor pélvico intenso durante la menstruación o relaciones sexuales, dolor durante la ovulación, dolor durante las evacuaciones intestinales o la micción, sangrado menstrual intenso o irregular, fatiga, e infertilidad.

La endometriosis es una patología ginecológica frecuente, crónica, inflamatoria, estrógeno-dependiente, que se caracteriza por la proliferación de glándulas endometriales funcionales y estroma fuera de la cavidad uterina.

Este tejido ectópico induce al sangrado, la inflamación crónica y la fibrosis, que resultan en la formación de nódulos endometriales y adhesiones. También se presenta resistencia a la progesterona y reducción de sus receptores. Todo esto será el responsable de su sintomatología.

A pesar de que no se conoce con exactitud la causa de la endometriosis, sí se sabe que hay varios aspectos que pueden influir en su aparición como la edad de primera regla temprana, bajo peso al nacer, mayor prevalencia en mujeres asiáticas, así como mayor probabilidad en mujeres con familiares de primer grado afectados.

¿Cómo se diagnostica la endometriosis? ¿Existen pruebas específicas para detectarla?

El diagnóstico de la endometriosis generalmente se hace mediante una combinación de la historia clínica, un examen físico y pruebas de imagen. El ultrasonido y la resonancia magnética pueden ser útiles para identificar lesiones de endometriosis, pero la única manera de confirmar el diagnóstico es mediante una laparoscopia, un procedimiento quirúrgico en el que se inserta una cámara en el abdomen para visualizar y, si es necesario, extirpar el tejido endometrial.

¿Cuáles son las causas de la endometriosis? ¿Hay factores de riesgo que predispongan a su aparición?

Las causas exactas de la endometriosis aún no se comprenden completamente, pero se cree que hay varios factores que pueden contribuir, incluyendo cambios hormonales, predisposición genética y problemas con el sistema inmunológico. Algunos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar endometriosis incluyen tener antecedentes familiares de la enfermedad, tener períodos menstruales más largos o más abundantes, nunca haber tenido hijos, y tener ciclos menstruales cortos.

¿Cómo puede la alimentación afectar la endometriosis? ¿Hay ciertos alimentos que puedan exacerbar los síntomas?

La alimentación puede tener un impacto en la endometriosis. Aunque no hay evidencia concluyente sobre la relación entre la dieta y la endometriosis, algunos estudios sugieren que ciertos alimentos pueden exacerbar los síntomas de la enfermedad. En general, se recomienda una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas saludables. Por otro lado, se deben evitar los alimentos procesados, las grasas saturadas, el azúcar refinado y la cafeína, ya que estos pueden empeorar la inflamación y el dolor.

¿Se necesita la ayuda de un profesional de la nutrición?

Si bien es importante mantener una dieta saludable para controlar los síntomas de la endometriosis, puede ser útil buscar la ayuda de un profesional de la nutrición.
Un nutricionista o dietista puede trabajar con el paciente para desarrollar un plan de alimentación personalizado que satisfaga sus necesidades nutricionales y alivie los síntomas de la endometriosis.

¿Existen suplementos alimenticios que puedan ser beneficiosos para la endometriosis?

En cuanto a los suplementos alimenticios, algunos pueden ser beneficiosos para la endometriosis. Los suplementos que contienen ácidos grasos omega-3, vitaminas D y E, y antioxidantes pueden ser particularmente útiles para reducir la inflamación y el dolor. Sin embargo, es importante hablar con un profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento, ya que algunos pueden interactuar con otros medicamentos o tener efectos secundarios no deseados.

Sin embargo, sí te voy a decir que pueden ser especialmente interesantes todos los que tienen un efecto antiinflamatorio: Omega 3, curcumina, coenzima Q10, resveratrol, DIM (extraído de las crucíferas), Zinc, NAC (n-acetil cisteína), Magnesio… También pueden ser necesarios suplementos de vitamina D si sale baja en analíticas y de hierro si se da anemia.

Diana Alonso

Finalmente desde el punto de vista nutricional como se podría abordar

La alimentación para endometriosis debe basarse en:

  1. Disminuir la inflamación de bajo grado -> que es muy acusada y genera mucho dolor y alteraciones como disbiosis y problemas digestivos
  2. Disminuir los niveles de estrógenos -> evitando que se formen (aromatización de la testosterona), favoreciendo su metabolismo y expulsión (hígado en buen funcionamiento), evitando exposición a disruptores hormonales (xenoestrógenos) y aumentando los niveles de progesterona

Dieta antiinflamatoria rica en antioxidantes

  • Vegetales -> todas las que queramos, frutas y verduras muy variados y de muchos colores, para ingerir fitoquímicos como flavonoides y resveratrol (uvas, cacahuetes, moras, arándanos)
  • Hidratos -> integrales y de buena calidad: legumbres, cereales integrales, pseudo cereales. Evitar harinas y refinados (ojo con el pan, por ejemplo)
  • Grasas -> de buena calidad para favorecer las prostaglandinas antiinflamatorias: pescado azul, frutos secos y semillas, AOVE, aguacate. Especialmente importante es el aporte de Omega 3 a través del pescado graso, lino, chía y nueces
  • Proteína -> poca o ninguna carne, especialmente roja y procesada, tipo embutidos. Algo de carne magra sin grasa (si se quiere) y especialmente proteínas vegetales: tofu, tempe, legumbres

Alimentos con los que debemos tener cuidado:

  • Ultraprocesados -> harinas, grasas hidrogenadas, azúcar ⋅ Alcohol ⋅ Tabaco ⋅ Café ⋅ Lácteos, especialmente de vaca ⋅ Carnes rojas y embutidos
  • Alimentos ricos en histamina (pueden aumentar la inflamación) -> sólo en ciertas mujeres: berenjenas, marisco, mostaza, pepinillos, pescado ahumado, quesos muy curados, tomate, té, vinagre ⋅
  • Gluten -> en algunas mujeres

Alimentos a añadir:

  • Crucíferas -> al menos 3 veces por semana, siempre que no haya patologías intestinales ⋅ Familia del ajo -> ajo, cebolla, puerro, cebolleta
  • Especias -> a diario: cúrcuma, curry, hierbas aromáticas, canela, clavo
  • Fermentados -> según tolerancia intestinal, ayudan con la posible disbiosis

Suplementación interesante:

  • Vitamina D -> exposición solar, suplementación
  • Omega 3 -> si no llegamos al aporte
  • Hierro -> si hay anemia
  • Probióticos -> si hay disbiosis
  • Suplementos antiinflamatorios -> curcumina, zinc, magnesio, vitaminas del grupo B

Estilo de vida:

  • Evitar tóxicos ambientales (disruptores endocrinos)
  • Exposición solar
  • Deporte adecuado
  • Manejo del dolor, el estrés y el cansancio
  • Mantener un % de masa grasa dentro de los límites

Alimentos que despiertan mucha polémica:

  • Lácteos – los de vaca pueden llegar a contener hormonas similares a las nuestras, igual que la carne roja, por lo que se puede optar por otros animales como cabra u oveja o eliminarlos. Serán especialmente interesantes los fermentados
  • Gluten – en principio no hay estudios concluyentes. Sí que es cierto que hay una alta relación entre endometriosis y alteraciones en la microbiota e intestino permeable, por lo que quizás el gluten siente regular a algunas mujeres. Sería interesante descartar celiaquía antes de retirar, hay una cierta prevalencia de celiaquía en mujeres con endo
  • Soja – contiene fitoestrógenos, esto es, estrógenos vegetales. Se ha visto que su comportamiento es el de modulador hormonal: si hay un exceso de estrógenos se adapta a este ambiente ayudando incluso a regular su nivel

Alimentos específicos para endometriosis.

  • Crucíferas al menos 2-3 veces por semana: brócoli, coliflor, coles de Bruselas, repollo, kale. Bimi.
  • Familia de ajo.
  • Especias: cúrcuma, curry…
  • Fermentados: kéfir.

Material usado para preparar este capítulo

Cuentas recomendadas:

Conoce más sobre tu tiroides y retoma el control de tu salud